La nueva industria telefónica

telefonicas

Los pocos teléfonos que quedaban estaban en anticuarios y talleres de makers para ser desguazados. Las empresas telefónicas buscaban desesperadas nuevas líneas de negocio. Rebuscaron en su patrimonio y encontraron la historia de la vida de millones de personas. Eran los dueños de su pasado y esa memoria podría volver a sus autores por un puñado de neto-euros.

Los móviles habían estado enviando datos de la posición geográfica de los usuarios durante las últimas décadas. Las telefónicas tiraron de su memoria tecnológica y empezaron a vender dossieres que mostraban todos y cada uno de los viajes, recados y paseos que había hecho cada uno de sus clientes.

Facebook ardió en cólera. El megagigante reclamaba la posesión de la memoria humana mundial y estas cartas de navegación geo-biográficas no podían sino suponer una amenaza insolente. Competían directamente con su principal fuente de ingresos: los bio-vídeos emotivos.

Las telefónicas calmaron al supragigante. «No te preocupes», dijeron. «Nosotros solo vamos a resumir la vida en un trazado. La industria del pasado infográfico será nuestra. La industria del pasado audiovisual será de usted».

La ilustración ha sido cedida por Juan Díaz Faes.

Deja un comentario

MAR ABAD - 2017
Licencia de Creative Commons

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.