Postureo Planetario

Antes de ir a dormir era obligatorio ponerse el casco que registraba los sueños.
Las grabaciones iban directas al servidor de la empresa donde trabajan y el equipo de Recursos Humanos supervisaba, cada día, el contenido de los sueños de todos los empleados.

Los jefes se habían dado cuenta de que las redes sociales eran más falsas que Judas. Ya no quedaba un pensamiento verdadero en aquellos tablones de Postureo Planetario (PP). Los mecanismos de control eran feroces. Y nadie; nadie, nadie; nadie, ni incluso los empleados, se opusieron a ello. Así era ese maldito mundo feliz.

Deja un comentario

MAR ABAD - 2017
Licencia de Creative Commons

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.