Islas

islas

Las islas no podían flotar ya en océanos con más plástico que agua.

Un día armaron el terremoto más feroz que la historia recuerda y se empujaron unas a otras para lanzarse por los aires y llegar hasta el cielo. Ahí también había mugre pero los tóxicos gaseosos no ocupan tanto espacio como las botellas de lejía vacías en el mar. Las islas se quedaron a vivir en el espacio aéreo y volvieron locos a los controladores. Pusieron férreos controles aduaneros y no dejaron pasar a un solo humano. La naturaleza, por fin, estaba a salvo.

Deja un comentario

MAR ABAD - 2018
Licencia de Creative Commons

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.