El astronauta

astronauta

En 1967, los rusos construyeron una nave espacial para enviar a tres cosmonautas allí lejos, al universo. En nueve metros cúbicos colocaron tres asientos diseñados como un híbrido entre una cuna de bebé y una bañera diminuta. Ahí metieron a los tres astronautas y los mandaron rumbo a ese cielo donde ya no hay oxígeno.

En el puesto del centro de la cápsula Soyuz iba el comandante. A la izquierda, un ingeniero. A la derecha, un pasajero. Todos llevaban una escafandra por si se hacía un agujerillo durante el vuelo y el poco aire respirable salía volando.

Es difícil imaginar más claustrofobia en menos espacio.

Deja un comentario

MAR ABAD - 2017
Licencia de Creative Commons

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.