La casificación de la mujer

Después de prohibir el hombre-sándwich apareció un nuevo soporte de publicidad: la mujer-inmobiliaria.

Las grandes corporaciones del ladrillo soñaban con volver a forrarse y, para ello, hicieron una primera inversión en una neoconsultora de pospublicidad que tenía inscrito en sus posavasos: ‘Pídenos un bum y nosotros creamos la burbuja’.

Después de muchos millones de euros, el ente pospublicitario, dirigido por Kely Konway, les recomendó una campaña de ‘moda alternativa’: «Hagan de los vestidos-casa algo sexy. Y si las feministas reniegan, les diremos que no estamos cOsificando a la mujer. La estamos cAsificando, y que no se quejen, que encima estamos aumentado su valor de mercado».

Deja un comentario

MAR ABAD - 2017
Licencia de Creative Commons

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.