¿? ¿? ¿? ¿? ¿? ¿? ¿?

Flotaban las preguntas como nubes en el techo de la sala. Y ocurría que cuando una se hacía muy intensa, muy espesa, acababa cayéndole encima como un chaparrón de agua fría.

Deja un comentario

MAR ABAD - 2019
Licencia de Creative Commons

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.